individualizante.blogspot.com
Whatever crushes individuality is despotism, by whatever name it may be called.
John Stuart Mill

¡Contra la publicidad, en cualquiera de sus formas, en internet!

martes, 16 de noviembre de 2010

Una visión crítica de los medios de comunicación masiva desde México: "Los medios están haciendo negocio"

Una visión crítica de los medios de comunicación masiva: "Los medios están haciendo negocio".

La cobertura de los medios

Jueves 28 de octubre de 2010Marco Lara Klahr | El Universal

La atrofia del sistema de justicia penal, que es causa de que la impunidad sea de 98.3% en el país —según el CIDAC—, ha producido la informalización judicial: 1) los cuerpos de seguridad, incluidas las Fuerzas Armadas, promueven juicios paralelos, condenando a supuestos criminales ante las cámaras, cuando no acribillándolos para exhibir sus despojos; 2) el crimen organizado razona, en mensajes, secuestros, tortura y muerte; 3) colectividades montan sus tribunales de facto, que tantas veces acaban en linchamiento; y 4) los medios informativos y los periodistas, no sólo registramos esos autos de fe posmodernos, sino que nos sumamos al festín truculento.

Esos actores se consideran con derechos justicieros, en un entorno de ausencia de Justicia y donde el populismo punitivo reduce la política criminal a actos simbólicos para la vindicta pública, mientras policías, fiscalías y tribunales languidecen en su endogamia. Y si el Estado es incapaz de proveer justicia legal, según su responsabilidad constitucional, tampoco puede dar seguridad ciudadana, pues el que la impunidad alcance el 98.3% es un incentivo para violar la ley.

En este paisaje, los medios y los periodistas dejamos de sólo mediar información —cierto, bajo los cánones espectacularizantes del infoentretenimiento—, para convertirnos, asimismo, en objetivo criminal, lo cual alberga una paradoja que un colega morelense nombró de esta forma durante un taller reciente: “Estamos alimentando al monstruo”.

En México, las empresas noticiosas son adictas a la información barata, aunque de ínfima calidad, inverificable y, a veces, inverosímil, que proveen las instituciones de seguridad y justicia, y procesan periodistas mal pagados, mal equipados y de precaria formación profesional. Esto, de manera alterna, se comercializa en publicidad por decenas de miles de pesos. Tal esquema tiene mayor materia prima conforme los emisores se diversifican: ya no son nada más las instituciones a través de sus vías formales, sino crecientes canales informales del gobierno y grupos delincuenciales pujando por ganar la coyuntura.

Muchos periodistas arguyen que no encuentran otra que someterse a las lógicas de la industria noticiosa, aun por encima de sus convicciones. Teniendo fundamento, este argumento omite que los directivos, editores y reporteros, incluso los más críticos con las instituciones o sus operadores, suelen sentir empatía con que el delito y la violencia se combatan a tiros y que vale la pena hasta suspender ciertas garantías en pos de la seguridad.

Comparten la visión del populismo punitivo, según la cual, el espacio público se reduce a uno de continua lucha entre el bien y el mal, donde todo en las relaciones sociales es justificadamente susceptible de judicializarse.

Aquí está la paradoja: los medios y los periodistas llegamos a ser críticos de la incompetencia oficial para proveer seguridad y justicia, pero seguimos dependiendo de la información chatarra que el gobierno nos da, publicándola acríticamente. Lo mismo hacemos con la delincuencia como fuente.

No ignoramos que esto 1) afecta derechos como la presunción de inocencia, la vida privada, la propia imagen, la dignidad y la protección de datos personales. 2) Desacredita al periodismo y sus hacedores. 3) Empobrece el ejercicio ciudadano del derecho a la información al referir el delito y la violencia mediante hechos sin contexto, con profusión de minucias periciales que no permiten comprender los fenómenos ni revisar soluciones. 4) Invisibiliza la parálisis del sistema penal y legitima que viole derechos. 5) Empobrece la legalidad. Y 6) Produce miedo.

Pero no sólo no cambiamos mentalidad y prácticas, sino que frente al debate sobre armonizar las libertades de información y expresión con los derechos de los actores de las noticias y las audiencias, por instinto gritamos “¡Censura!”.

Frente a la violencia contra colegas, los medios se reducen a tibias críticas pero tampoco modifican sus políticas editoriales espectacularizantes y banalizantes del dolor humano y el delito, que de hecho contribuyen a que los periodistas seamos foco de actores violentos, en parte por esa manera de informar. Tampoco hacen nada por abordar el delito y la violencia desde una perspectiva socialmente responsable, dependiendo menos de la información barata que les surte ese sistema penal que precisamente es incapaz de proveer justicia cuando se nos ataca. Es como alimentamos al monstruo.

Urge debatir teniendo el interés público como referente. Las instituciones de la política criminal deben modificar sus modelos de comunicación para informar con respeto a los derechos; las audiencias, desarrollarse en cultura política, porque no constituyen un contrapeso que presione a los medios a transformarse; y los legisladores, hacer leyes que protejan los derechos de las audiencias y los actores de las noticias.

Los medios, a su vez, han de 1) estandarizar la producción noticiosa policial y judicial con referentes éticos y legales; 2) profesionalizar a sus periodistas; 3) sumarse a iniciativa que proponen mecanismos colectivos como los pactos, para no lucrar más con las tragedias humanas ni el miedo, y respetar los derechos de los actores de las noticias.

Si comienzan hoy, estarán haciendo un aporte social, construyendo un espacio social más seguro —donde los periodistas estaremos más seguros— y dejarán de ser funcionales a un sistema de justicia penal productor de violencia.

Periodista

Tomado de: http://www.eluniversal.com.mx/nacion/181482.html

_________________________________________________________________________________________________

«Los periodistas no están informando, sino contribuyendo a intimidar»
Los medios y los periodistas tienen ya que asumir una responsabilidad ante la escalada de violencia en el país, pues ellos son parte del fenómeno, no porque la generen, sino porque la legitiman y sobredimensionan en una cobertura noticiosa banalizante, espectacularizante y que criminaliza. Tal fue la demanda de Marco Lara Klahr, coordinador del Proyecto de Violencia y Medios de Insyde, en charla con José Carreño Carlón y Gabriela Warkentin, durante el programa Agenda Pública, de ForoTV [octubre 28, 2010].
Video de la crítica del periodista Marco Lara Klahr a los medios de comunicación masiva Tomado de: http://www.insyde.org.mx/shownews.asp?newsid=333 ___________________________________________________________________________

Calderón sin política de seguridad ciudadana: Lara Klahr

No busca combatir la corrupción ni violación de derechos humanos por instituciones policiales, caracterizadas por su incapacidad para resolver problemas básicos, señala.
Puebla • Jorge Machuca

El gobierno de Felipe Calderón carece de una política de seguridad ciudadana. Aplica una política de seguridad pública militarizada que no busca combatir la corrupción ni la violación de derechos humanos por parte de las instituciones policiales, caracterizadas por su incapacidad para resolver problemas básicos de seguridad.

En ese ambiente, los reporteros son atacados y hasta exterminados ante la indiferencia del sistema judicial al que legitiman, consideró Marco Lara Klahr, coordinador del Proyecto de Violencia y Medios en el Instituto para la Seguridad y la Democracia (Insyde).

En entrevista, el también consultor de Justice Initiative criticó que los medios y los reporteros sean incapaces de tratar los problemas estructurales del país, como el del crimen organizado. Además sentenció que los ataques mortales en contra de los periodistas provienen de los diferentes niveles de gobierno.

“No estamos desarrollando una perspectiva propia (de los problemas más graves del país), ni se la ofrecemos al ciudadano. En general los medios en México no estamos siendo capaces de abordar los problemas estructurales, los tratamos como si fueran expresiones aisladas,” explicó el director de “Minimedia Otro México contenidos para medios”.

“El problema de la violencia contra los periodistas y los medios es complejo y con muchas aristas; por un lado estamos sucumbiendo ante un entorno de impunidad; hay indicadores respecto a que la impunidad es de 98.3 por ciento; es decir, que el sistema de justicia penal apenas castiga el 1.7 por ciento de los delitos; eso es un incentivo para delinquir y cualquiera que se sienta vulnerado por un periodista sabe que el costo de aniquilarlo no va a tener consecuencias legales.

“La ineficiencia de la política criminal es un incentivo por delinquir y en consecuencia para atacar periodistas, lo que también es muy redituable, porque el atacante busca la visibilidad y la violencia contra periodistas; afortunadamente sigue siendo muy visible, con algunas excepciones.

“Aunque desde el gobierno de Vicente Fox se alimenta la idea de que la violencia proviene del crimen organizado, de los malos que están por ahí, el informe más consistente sobre violencia contra periodistas es el de Cencos y Artículo XIX, que indica que alrededor del 65 por ciento de los ataques contra periodistas proviene de los tres niveles de gobierno.

“Estamos sucumbiendo en manos del crimen organizado, en el que están agentes de gobierno de diferentes niveles, lo que propicia la impunidad: el que te ataca es el encargado de proveer justicia; entonces, ¿en qué manos estamos?

Doble moral calderonista

En visita de este año a México, Catalina Botero, relatora especial para la Libertad de Expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la OEA junto con Frank La Rue, relator por la Libertad de Expresión de la ONU, quienes advirtieron del incremento de los ataques a periodistas, no fueron recibidos por el presidente de México, Felipe Calderón, criticó Lara Klahr.

Empero, una semana después de la visita de los emisarios de los organismos internacionales, el primer mandatario se reunió los magnates de medios con la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) y respaldó la creación de un comité de protección a periodistas.

"¡Qué cinismo!, no escuchó a los organismos internacionales y por otro lado atiende a los magnates de los medios, que son los menos sufren las consecuencias de la violencia, contrario a los periodistas que trabajamos en la calle, lo que se puede cuantificar.

"Somos el instrumento para que se consumen los juicios mediáticos, y después cuando se nos ataca le pedimos a ese sistema judicial ineficiente, que necesita de nosotros para dar una apariencia de justicia, que nos haga justicia; si el Estado es incapaz de proveer justicia, ¿cómo la va a proveer para nosotros?

"Tenemos que dejar de ser funcionales a las políticas de comunicación institucional, tenemos que decir cero exhibición de ciudadanos; las únicas personas que vamos a mostrar son las personas sentenciadas y condenadas; cuando presentamos a personas detenidas, imputadas de delito, estamos invisibilizando a un sistema de justicia penal incapaz de hacerlo.

"El sistema de justicia penal no es para matar; debe proveer justicia, no eliminar, y en México se está eliminando a la gente: se están cometiendo ejecuciones extrajudiciales argumentando que son los malos; ante eso, los medios y los periodistas tienen que cambiar, hay que firmar pactos para el tratamiento de información delicada, tenemos que ponernos de acuerdo y aplicar mecanismos de sanción entre pares o mecanismos ciudadanos que regulen la competencia para evitar eso."

La impunidad gana terreno

La construcción del miedo, la contención de derechos y la delincuencia son los costos del discurso guerrillero del gobierno federal en el combate al narcotráfico, aseguró Marco Lara Klahr en el seminario "Comunicación Política y Transparencia".

Por tal motivo, dijo, “los políticos van a tener que hacer gran inversión en marketing para buscar enfoques creativos de abordar la violencia”. Denunció que los objetivos de combate a la violencia sean distintos para los actores políticos en el momento de las campañas y cuando son electos no puedan garantizar los derechos.

Como caso específico, citó la violencia a los periodistas, que conlleva una pérdida de derechos mucho mayor por coartar la libertad de expresión.

Abundó en que la labor periodística se ha reducido a ser instrumentos de contención social y “mano de obra barata y desechable”, como agentes hostiles para la clase política y militar.

En este contexto, dijo que algunas noticias se han convertido más bien en infoentretenimiento, porque se fusionan problemas sociales con el enfoque de espectácularización de tragedias humanas y la violencia, por lo que los medios necesitan una reingeniería pero también una audiencia responsable, no pasiva.

Reconoció que el manejo de algunos términos como “guerra”, son alarmistas y utilizados a falta de una redifinición política, porque “hay un círculo vicioso periódico sexenal que no veo cómo se va a transformar, y paradójicamente me intimida que se transforme, si se transforma quiere decir que los políticos van a hacer un marketing para invisibilizar el problema de la seguridad, como lo han hecho con el problema del agua…”

Finalmente, aseguró que la delincuencia es uno de los oficios menos riesgosos, porque sólo 1.7 de los delitos se castiga, hay una impunidad del 98.3 por ciento. (Puebla • Verónica De la Luz)

Tomado de:

___________________________________________________________________________ Facebook del periodista Marco Lara Klahr ____________________________________________________

video
. . . . . .
. . . . . .
. . . . . .


. . . . . .
. . . . . .
. . . . . .



. . . . . .
. . . . . .
. . . . . .


. . . . . .
. . . . . .
. . . . . .


. . . . . .
. . . . . .
. . . . . .


. . . . . .
. . . . . .
. . . . . .


. . . . . .
. . . . . .
. . . . . .


Follow by Email

you warm up

you warm up

censura Blogger 99

Las entradas de este blog han tenido algunos problemas únicamente por colocar "una letra" o "una imagen" pues Blogger convierte la entrada en números y letras ilegibles.

Todo empezó desde que se publicó un artículo sobre el Gobierno Mundial. ¿Coincidencia? ¿Usted qué opina?

AVISO: Al día 9 de marzo de 2012 Blogger vuelve a censurar la entrada:

7 de marzo 2012 Yotube totalitario censura a sus usuarios


¿A qué le temes Blogger?

Atentamente:
individualizante.blogspot.com

[Actualización a 23 de agosto 2016:

Blogger dejó de presentar ese problema desde aproximadamente tres años por lo cual esta información actualmente carece de validez, sin embargo es un dato valioso en la búsqueda de los antecedentes del lema de Google: No seas malvado.]

Disculpe x la censura de Blogger

Disculpe las molestias que Blogger nos está haciendo pasar.

¡Di no a la censura en internet!

¡Contra la publicidad, en cualquiera de sus formas, en internet!

¡Contra la publicidad, en cualquiera de sus formas, en internet!

individualizante.blogspot.com no se responsabiliza de la opinión de sus colaboradores, ni de la información contenida en el blog con otras firmas.

individualizante.blogspot.com es un sitio en el que convergen diversos puntos de vista.

individualizante.blogspot.com respeta cada forma de pensar porque pretende contribuir al libre flujo de ideas.

Si alguna liga está rota, por favor comunícate al correo electrónico individualizante@hotmail.com

El hipertexto incluido es para mayor comprensión.

¡Contra la publicidad, en cualquiera de sus formas, en internet!

Against the publicity, in anyone of its forms, in internet!

Against the publicity, in any one of its forms, in internet!

Anonymous en los Premios Oscar 2012

What is the Kraken? Black March explication explanation